domingo, 15 de febrero de 2009

SUFRO EN SILENCIO. El Temperatura.

Estoy convencido que el Temperatura debe tener algún tipo de subvención de la Conferencia Episcopal para jodernos directamente y que nos vayamos haciendo una idea de lo que nos espera en el Infierno por maricones.

Creo que no somos nadie como país en los Juegos Olímpicos de Invierno, pero desde aquí hago un llamamiento a la Federación Española de Deportes y les aseguro que si cogen a media docena de bollos del Temperatura y hacen un equipo de hockey sobre hielo...ganamos la medalla de oro fijo. ¡¡¡¡La de ostias y empujones que les van a dar a las del otro equipo!!!!!

Una bollo del Temperatura le da un empujón a otra...y la ingresamos con parada cardio-respiratoria y fracturas múltiples.
.
El Temperatura me hace reflexionar siempre sobre la amistad y sus límites. Y sufro en silencio...y los peores temores se apoderan de mí. Veo a los niños de 15-16 años...pasar delante de mi con esos pelos imposibles....y siempre agarrados de la mano de sus "mariliendres". Y deduzco que son amigos...y eso es precisamente lo que me preocupa...¿Qué clase de amiga es esa que lo ha dejado salir así a la calle?
O lo que es peor...que le ha prestado su casa para que se vista a escondidas de su madre..porque si lo ve en casa con esos pelos le da con la plancha en la nuca pa evitar su salida (de casa) y que le vean las vecinas (que son como el Gran hermano: todo lo ven).

Y pienso en mi y mis amigos: ¿seré yo como los niños de pelos imposibles? ¿iré en ocasiones hecho un mamarracho y mis amigos me reirán la gracia y me dejarán suelto y expuesto al escarnio público? ¿realmente son mis amigos de fiar?
El Temperatura es un lugar de reflexión sobre los temas tracendentales de la vida.

Yo siempre he rogado a mis amigos que nunca me dejen salir así a la calle...y si por alguna oscura razón he conseguido llegar a ella...que por favor me den un ladrillazo en la base de la nuca y muera directamente (ver de pequeños a nuestras abuelas matar a los conejos con un certero golpe nos permite saber exactamente donde dar para dejar a alguien en el sitio).

Un tio de la FP nunca estará en el Tempatura. Nunca verás a estucadores, ni yeseros, ni marmolistas ni fresadores (nuestros nuevos mitos eróticos).

Pero allí estamos nosotros, arrinconaos y sufriendo los empujones de las bollos. Es para pararse a reflexionar sobre el masoquismo y la autodestrucción.

Sufro en silencio pensando que mis amigos son como las mariliendres del Temperatura y no se atreven a decirme la verdad.
Creo que me daré a la bebida (como ellos).
Un abrazo. Héctor