miércoles, 8 de abril de 2009

QUÍMICA

Queridos lectores, después de este involuntario alejamiento, aquí vuelvo dispuesto a escribir con cierta periodicidad. Espero que mis colegas me secunden.

La química. He oído a mucha gente decir frases como "lo dejamos porque no había química" o "no funciona, no hay química entre nosotros". Nunca he tenido tales aseveraciones en gran consideración. Yo he venido pensando que cuando no había sexo entre dos personas, era porque no se ponían, y que cuando una relación de pareja no funcionaba, era simplemente porque había incompatibilidad. Pero últimamente voy dándole vueltas al concepto este de química. Me estoy dando cuenta de que hay gente con la que funciono y otra con la que no, y creo que se debe a eso de la química. Este concepto de la química yo lo explicaría con la acertada y diáfana expresión tomada de mi querido Héctor, de 'tensión sexual'. Me gusta más. La siento más nuestra, al menos más mía. Tensión viene a significar estiramiento, rigidez, dureza, que no es otra cosa que lo que me pasa a mí en cierta parte de mi cuerpo cuando hay química.

He llegado a entender esto de la química o tensión sexual por lo siguiente: A veces me topo con un tío que me da morbo, que me gusta, me acerco y nada, hablo y nada. Muy bien, muy morboso, pero no. Si intento algo con ese tío, puede ser que me excite, que se me ponga dura, pero llevo todas las papeletas de que a mitad me sienta como quien está haciendo la cama, se me baje y lo deje sin saber qué decir. Otras veces, en cambio, un tío me da morbo, me gusta, me acerco, hablo, y automáticamente se me pone gorda y húmeda. ¡He aquí la química o tensión sexual! Eso tiene que ser, queridos lectores, la tensión sexual.

Así que, como veis, en mi caso al menos, el indicador de tensión sexual es la polla, si se me anima, hay química, si no se inmuta, mejor que no intente nada. Yo no hago nada, es ella de manera autónoma la que lo indica, así que si no soy yo, tendrá que ser esa tensión sexual o química la que la despierta.

Estaré a partir de ahora más atento a mi polla, me ahorraré así algunas situaciones embarazosas; ésas en las que dices "creo que lo voy a dejar..."

Franso